lunes, 11 de febrero de 2013


Más de un año sin noticias de los túneles de la SE-40

La tuneladora y una veintena de camiones están parados y bajo vigilancia en varias carpas de Coria. Fomento baraja hacer un puente o congelar la obra hasta tener dinero.
DIARIO DE SEVILLA A. S. Ameneiro / Sevilla | Actualizado 11.02.2013 - 08:54
zoom
El movimiento de obras es escaso en el Aljarafe.
zoom
Una veintena de camiones y excavadoras siguen aparcados y sin actividad en la orilla de Coria del Río, el tramo más caro de la SE-40. Los vehículos parados pueden verse desde la carretera A-8058 a la altura del cruce a Palomares junto a tres grandes carpas blancas que guardan las piezas de la enorme tuneladora bajo una férrea vigilancia privada a prueba de cacos. Hay vigilantes privados a la entrada de la obra y junto al material almacenado día y noche. Ese coste de la vigilancia y la espera lo está asumiendo de momento el Ministerio.

Más de un año después del cambio electoral que alzó al PP al Gobierno central, bajo la promesa reiterada una y otra vez de que se recuperaría el proyecto de los cuatro túneles de la segunda ronda de circunvalación de Sevilla, el Ministerio de Fomento que dirige Ana Pastor no ofrece noticias claras sobre el futuro de este tramo.

Lo único seguro es que en 2013 no habrá obra nueva alguna en esta zona, según avanzó a finales de diciembre el director general de Carreteras, Jorge Urrecho, en declaraciones a este periódico. "Supone una inversión de más de 800 millones de euros que ahora mismo no podemos acometer porque no tenemos presupuesto", dijo el director general.

Sobre lo que ocurrirá de 2014 en adelante hay dos versiones contrapuestas sobre este tramo de los túneles. Los técnicos son más favorables a un puente (con suficientes carriles y capacidad) que a los túneles por la sencilla razón de que costaría la mitad sumando la obra civil y los gastos posteriores de conservación y explotación. Los políticos se decantan por seguir adelante con los cuatro túneles y ejecutar esta obra cuando haya dinero, aunque haya que esperar tres años más. En ambos casos hay que compensar a las constructoras.

La primera versión apunta a que el Ministerio se estaría planteando seriamente dar marcha atrás a su empeño de seguir adelante con los túneles y volver, como último recurso, a la idea del puente sobre el río que ya pretendía hacer el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Así lo aseguran fuentes consultadas cercanas a Fomento. El coste de la obra (850 millones de euros) y la elevada inversión que requiere el mantenimiento y la explotación de los túneles bajo el río, una vez construidos, son las dos razones que pesarían en esta decisión.

La segunda versión que circula sobre el futuro de este complicado tramo es que el Ministerio de ninguna manera renunciará a construir los cuatro túneles prometidos en la campaña electoral. Ante la acuciante falta de presupuesto para afrontar esos 850 millones, la solución sería liquidar con las empresas las obras ya realizadas en este tramo (liquidación parcial) y esperar que vengan tiempos mejores para acometer la inversión.

El coste de la tuneladora parada y almacenada en piezas desde marzo de 2012 es otro capítulo importante que el Ministerio debe solucionar. Si prospera el puente es evidente que Fomento tendría que compensar a la UTE de empresas adjudicatarias de los túneles Norte (OHL-Azvi y Sando) por la inversión realizada en esta máquina de 14 metros de diámetro traída de Francia y que ni siquiera se ha estrenado.

La cabeza de la máquina mide el doble de la que se usó para la línea 1 del Metro. La UTE de los túneles Sur (Aldesa-Copisa-Bruesa) no llegó a comprar tuneladora alguna.

Si prospera la decisión de ejecutar los túneles más adelante, cuando haya dinero, Fomento tendría que abonar a las empresas de los Túneles Norte el coste diario que supone la conservación y vigilancia privada de la máquina hasta el momento de poder utilizarla.

También hay que compensar por las obras hechas. Desde que este tramo se adjudicó en 2009 se han ejecutado obras complementarias a los túneles tales como terraplenes, movimiento de tierras y algunas pantallas del pozo de ataque de la tuneladora hoy cubiertas por agua del nivel subterráneo. Al lado derecho de la carretera A-8058 de Coria también pueden verse terminadas algunas pilas y estructuras del paso elevado que llevará la SE-40 hasta lo alto de Palomares.

En 2013 la prioridad de Fomento es acabar el arco Este de la SE-40 retomando el tramo frustrado de Alcalá a Dos Hermanas. La idea es licitar las obras este año para acabarlas en el plazo de tres años, como muy tarde. En este plazo se confía en tener una mejor situación económica para dar un impulso definitivo a la segunda ronda de Sevilla que va camino de ser la obra más larga.

No hay comentarios: