jueves, 23 de diciembre de 2010

La afición por el ciclismo crece en nuestra localidad


Para todos los aficionados al mundo de la bicicleta de Isla mayor o dejo un interesante artículo publicado en el periódico el mundo sobre una ruta muy conocida por todos vosotros .


PEDALEANDO ENTRE PINARES Y FLAMENCOS


Las marismas del Guadalquivir son el escenario de una espectacular ruta ciclista por uno de los más bellos paisajes andaluces del sur. La bicicleta de montaña es nuestra mejor aliada en este itinerario que discurre por dos de los principales aportes de agua a las planicies bajas de Sevilla, Cádiz y Huelva. De una lado se halla el Caño del Guadalimar, ubicado al oeste y procedente de Sierra Morena, y por otro, el Brazo de la Torre, situado al este y antiguo afluente del Guadalquivir. Desde el aparcamiento de la Reserva Natural Concertada de la Dehesa de Abajo, situada en la localidad de La Puebla del Río, parte una carretera que se dirige hacia el vado de Don Simón. Extensos campos de arroz acompañan al ciclista durante esta parte del trayecto. A la derecha, la presencia de la laguna de la Dehesa de Abajo, donde quedan estancadas las aguas del arroyo Majaberraque, propicia un paisaje poblado de aves acuáticas donde es fácil observar alguna colonia de flamencos. La riqueza animal de la Dehesa aparece representada por la cigüeña blanca mayor de Europa. Tras pasar el cortijo de Los Pobres se llega al espacio conocido como Entremuros, perteneciente al Parque Natural de Doñana. En la actualidad este espacio es el tramo por el que discurre el cauce del río Guadiamar. En este punto hay que tomar el camino de tierra de la parte izquierda del muro y recorrer cuatro kilómetros en dirección sur. El tramo finaliza en la carretera que viene de Isla Mayor y atraviesa Entremuros por el denominado Vado de los Vaqueros.

Casa de Bombas
El camino continúa hasta llegar al cruce con el Muro de la FAO, cuatro kilómetros después de pasar el edificio de la antigua Casa de Bombas. Unos metros más adelante, dejando atrás el cortijo de Huerta Tejada, aparece el lucio del Lobo. Los lucios son zonas bajas donde se acumula el agua en mayor cantidad y permanece más tiempo en la marisma. Se trata de un lugar ideal para avistar aves ya que encuentran en ellos uno de los escasos focos de alimento y refugio en la época seca. Al pasar el Centro de Visitantes José Antonio Valverde, dotado de unas excelentes instalaciones para interpretar el medio marismeño, el camino se dirige hacia el Caño Guadiamar. El muro paralelo al caño conduce a los puentes de Veta Hornito. Tras cruzarlos hay que seguir en dirección a Villamanrique de la Condesa hasta topar con otros dos puentes. Al pasar el segundo de ellos el camino gira a la derecha para seguir la carretera asfaltada que discurre paralela al encauzamiento del arroyo de la Cigüeña para unirse según avanza al muro derecho del encauzamiento del Guadiamar.

A La Puebla del Río
Ya sólo quedarán unos metros para finalizar este recorrido de 58 kilómetros que comenzó cinco horas atrás. La visita puede completarse con un paseo por la localidad de La Puebla del Río, donde admirar su iglesia del siglo XIII o la Torre de la Guardia, de interés por sus terraplenes en terraza y panorámicas de la Marisma del Guadalquivir y de Sevilla. En el poblado de Colinas, en los pinares de La Puebla, merece la pena probar el arroz con pato y los pescados, así como su repostería, con cañitas y los célebres quemaítos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sólo quiero hacer un pequeño comentario y es que en nuestro pueblo contamos con un estupendo club ciclista que nos puede ayudar a que la afición por el ciclismo crezca aún más, BTT ISLA MAYOR. Gracias.